Publicidad

CajaSur obtuvo en 2008 un beneficio neto de 51,3 millones

CajaSur cerró 2008 con un beneficio neto individual de 51,3 millones de euros. La entidad cordobesa ha confirmado que descontando los ingresos extraordinarios obtenidos en 2007, el resultado recurrente disminuye un 21% con respecto al año anterior.

Los fondos extraordinarios acumulados por la entidad durante los dos últimos ejercicios ascienden a 229 millones de euros, cantidad que multiplica por cuatro el beneficio de 2008 y supera ampliamente la suma del beneficio neto individual obtenido en los tres ejercicios anteriores.  

CajaSur realizó fondos de provisión por importe de 471 millones de euros (de los que 284 son los que requiere la normativa y 187 son voluntarios), que “permiten afrontar posibles insolvencias con suficiente capacidad para amortiguar el impacto de la crisis económica”.

El resultado consolidado se situará en torno a los 36 millones de euros, con una disminución interanual del 39%, debido a la depreciación de activos en las sociedades inmobiliarias y promotoras participadas, que realizaron asimismo dotaciones y provisiones por importe de 72 millones de euros.

El balance creció un 5,5% durante el pasado ejercicio, incrementándose en más de 1.000 millones de euros superando los 19.217 millones de euros, con un volumen de negocio que supera los 29.193 millones.

Además, los recursos ajenos crecieron hasta los 18.165 millones y los depósitos de clientes aumentaron un 8%. Esta situación permite cubrir el 62% de los préstamos concedidos con recursos obtenidos de los clientes minoristas.

En cuanto a la inversión, el crédito a la clientela ascendió hasta los 14.160 millones. Al término de 2008, CajaSur tenía créditos concedidos a las empresas y familias por valor de 14.054 millones de euros.

El balance muestra también un incremento de las reservas, cuya tasa de crecimiento fue del 8%, alcanzando un volumen cercano a los 746 millones frente a los 691 millones que acumulaba en 2007.  

Sin embargo, preocupa la tasa de morosidad, que repuntó en 2008 hasta el 5,27%, aunque a un ritmo muy inferior al del sector de las cajas de ahorros (un 173% frente a una media sectorial del 314,6%). La morosidad del crédito concedido a las familias, se situó muy por debajo del sector, un 1,91%, frente a una media del 2,84%.

La cobertura de los activos dudosos disminuyó un 62,7%, frente a una caída media del 71,4% en el sector, situándose en el 48,14%, cobertura que se eleva al 124% al añadir las garantías hipotecarias.

La entidad financiera cordobesa finalizó el ejercicio 2008 con 3.092 empleados y una red comercial integrada por 484 oficinas, presente en 16 provincias y siete comunidades autónomas españolas.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *