Publicidad

Cuando las cadenas comerciales quieren ser bancos, la experiencia de Walmart

No es una gran novedad desde el punto de vista de las intenciones, sin embargo, la vieja aspiración de muchas cadenas comerciales de implicarse muy a fondo en los servicios financieros no ha visto grandes pasos de adelanto en los últimos años, hasta ahora, ya que Walmart el gigante minorista de Estados Unidos, parece completamente decidido a lanzarse de lleno en este asunto, y lo hace con el lanzamiento durante este mismo mes de octubre de una cuenta corriente de bajo coste.

Concretamente el producto a lanzar, como indicábamos, será una cuenta corriente de bajo coste que se presenta como alternativa a los servicios tradicionales de banca, en un paso más en una guerra entre los bancos tradicionales y las compañías comerciales en la que los primeros han tratado de evitar la presencia de los segundos en su negocio.

Echa un vistazo en este post a cómo será la banca del futuro

LOGO WALMART

El meollo de la cuestión estriba en el hecho de la presencia en el sector financiero de la compañía comercial sin necesidad de poseer licencia operativa como banco, para ello en este caso concreto de Walmart Realiza una alianza estratégica con una firma financiera especializada en los productos destinados a las rentas bajas y medias, con servicios como las tarjetas prepago, un target de usuario coincidente con el cliente de la cadena comercial.

El producto destinado a mayores de 18 años, se contrata con un pago inicial de $2.95 y presenta un coste Mensual de $8.95 que se elimina con ingresos periódicos mínimos de $500. Es una cuenta destinada para las bonificaciones e ingresos a rentas medias y bajas como indicábamos, y a partir de estos ingresos se eliminan las comisiones y las penalizaciones pudiendo retirar dinero sin condiciones en miles de cajeros automáticos. Se vincula al sistema las tarjetas de crédito MasterCard y tiene previsto un gran número de ampliaciones y utilidades.

En este artículo descubre los diez bancos más ricos del mundo

De este modo siguen los pasos por parte de del gigante comercial en relación a la oferta de servicios financieros, cada vez como vemos más completos, no sólo ya es posible el cobro de cheques en caja, o las tarjetas de crédito que la entidad ya ofrece, sino también el desarrollo de un sistema de pagos electrónicos en directa competencia con Google y Amazon, la cadena ya ha mostrado su rechazo a incorporar el servicio de pagos de Apple, otro varapalo a los modelos actuales de gestión de cobros y pagos.

¿Qué buscan los gigantes comerciales en estas operaciones?

De algún modo el lanzamiento de esta cuenta corriente busca penetrar en un mercado a través de la tracción a clientes que quedan fuera del sistema financiero debido a las obligaciones y requisitos que las entidades exigen, de algún modo, por otro lado, también se trata de desviar tráfico de usuarios en dirección a sus propios establecimientos donde, cabe recordar, la cadena está sufriendo un estancamiento de ventas ya relativamente prolongado.

Experiencia más cercanas

En cualquier caso no tenemos que irnos tan lejos para encontrar experiencias, no tan explícitas, pero sí cercanas. Por ejemplo, entre otras varias, la que lleva ya tiempo puesta en marcha por el grupo Eroski. En este caso, las operaciones se vinculan al uso de una tarjeta de fidelización visa de la entidad, esta tarjeta, con múltiples usos y posibilidades, brinda a sus usuarios entre otras opciones la posibilidad de retirar el dinero en metálico en las propias cajas de los centros comerciales, como si éstas fueran cajeros automáticos. En este caso existe una limitación de los importes de retirada ya que no se permite más de 300€, pero, se convierte en una funcionalidad realmente útil ya que simplemente con la tarjeta y el DNI se puede acceder al servicio.

En el fondo no estamos sino asistiendo como ya indicábamos al desarrollo de alternativas a los servicios financieros tradicionales, esto, que puede tener su máxima expresión en las cuentas sin banco como la cuenta Nickel francesa entre otras, en el fondo es un reflejo a su vez del nivel de desconfianza por parte del usuario medio surgidos tras los años de crisis, pero, y no olvidemos este apartado, no deja de ser una incursión de empresas ajenas a los servicios financieros a un mercado que ha de volver a despegar tarde o temprano, y en este caso con una propuesta novedosa, fresca y alejada de los corsés que la banca aún va a mantener durante mucho tiempo en relación a su implicación en la crisis económica.

Publicidad

3 responses to “Cuando las cadenas comerciales quieren ser bancos, la experiencia de Walmart

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *