Publicidad

Cómo manejar tu dinero si tienes menos de treinta años

Si tienes menos de treinta años, a continuación te ofrecemos unos cuantos trucos para manejar tu dinero de forma útil y rentable.

TRUCOS FINANCIEROS PARA VEINTEAÑEROS

Cada vez con mayor medida el perfil de usuario al que llamamos millenial, que equivaldría a los veinteañeros de antaño, se va relacionando de manera más profunda con las finanzas. Si bien es cierto que no todos los perfiles responden a los mismos patrones de comportamiento ante los productos financieros, hay una serie de trucos sencillos que pueden servir a esta edad.

Para empezar, debemos tener claro que a diferencia de antaño, y aunque pueda parecer que no es así, una gran parte de esta nueva generación no sólo está decidida a manejar sus finanzas personales, sino también a participar en acciones herramientas que antaño sólo parecían destinadas a personas de más edad. El inversor joven es un buen ejemplo de todo esto.

Millenials y finanzas personales

Los millenials, esa generación nacida en las últimas dos décadas del pasado siglo, ha crecido en un momento histórico en el que la banca y los productos financieros están sufriendo una transformación irreversible.

Además, es la primera generación que no entiende la relación con las cuentas bancarias como una especie de relación de fidelidad entre la entidad y el cliente. No tienen ningún tipo de reparo en optimizar sus recursos financieros a partir de buscar diversas opciones. También carecen de problemas para cambiar de entidad bancaria si consideran que la situación lo requiere, o si ven que la oferta de una entidad supera a la que ya poseen.

Esta nueva generación es un perfil que totalmente acostumbrado a gestionar sus finanzas personales a través de las nuevas tecnologías de la comunicación, es más, cada vez hace menos uso de las sucursales bancarias y más las plataformas bancarias en la red.

Realmente, no es una generación que haya tenido una mejor formación financiera que otras generaciones anteriores. No obstante, de lo que sí disponen es de una enorme apertura del acceso a la información global, de manera que también ha llegado a la información financiera, por lo cual en unión a modelos cada vez más sencillos de acercarse a las finanzas, lo convierte en un usuario ligeramente más preparado que hace tan sólo tres décadas.

Evidentemente, no existe un único tipo de inversor joven de menos de treinta años, pero, si hubiera que trazar un perfil medio, sí que encontraríamos algunas cuestiones relevantes que parece que ver con una gran parte de este tipo de inversores.

Para empezar, parece que esta generación tiene su espacio más adecuado en las operaciones agresivas en bolsa. Esto está relacionado con que dentro de este perfil las operaciones intradía, que se realiza en una misma sesión de bolsa, son muy frecuentes e importantes. Estas operaciones, obviamente, buscan alta rentabilidad en un corto espacio de tiempo.

Todas estas operativas las llevan a cabo a través de dispositivos móviles, generalmente mantienen una alta relación con las nuevas tecnologías para todo tipo de operaciones financieras. El joven inversor apuesta, en mayor medida, por valores de índices secundarios donde poder encontrar una mayor volatilidad en cuanto a subidas y bajadas, valores que revelan diferencias importantes entre sus cotizaciones máximas y mínimas.

CUENTAS BANCARIAS PARA JOVENES

Herramientas financieras para jóvenes

Más que de trucos financieros, deberíamos hablar de herramientas o ideas que pueden ayudar a mejorar la forma de entender y accionar en las finanzas para los jóvenes.

Realmente esto es perfectamente aplicable a cualquier otro tipo de rango de edad, no obstante, por la manera de entender las nuevas tecnologías y los nuevos rumbos de la banca, parece mucho más apropiado para los usuarios veinteañeros.

La financiación alternativa va poco a poco ganándose un hueco relevante entre las distintas opciones de financiación del mercado. Ya sea desde el punto de vista de la captación de financiación para crear un nuevo proyecto, como desde el punto de vista de la financiación alternativa, tanto el crowfunding como el crowlending se han acreditado ya como herramientas tremendamente útiles y abiertas a cualquier perfil de edad y usuario.

La primera herramienta es una de las mejores opciones a la hora de financiar proyectos de emprendimiento joven. En el segundo caso, se trata de un modelo de inversión que se basa en la economía colaborativa, que está ganando un espacio muy importante dentro de las opciones dentro de las opciones de inversión y rentabilidad.

En ambos casos, estamos ante herramientas fuera de los cánones tradicionales de la banca, algo importante ya que da imagen de este nuevo modelo de entender los servicios financieros que los usuarios jóvenes están trayendo consigo.

Mantener un perfil elevado de ambición en los objetivos. Si hubiera que recomendar una edad para comenzar a ser realmente conscientes de las propias finanzas, entre otras cosas, comenzar a ahorrar o invertir, la respuesta sería cuanto antes mejor.

CUENTAS BANCARIAS

Cuentas bancarias y control de las finanzas

Cuanto antes comencemos a tomar verdadera conciencia de cuestiones como la importancia del control de nuestras finanzas, y cuanto antes empecemos a buscar la rentabilidad para nuestro dinero, más posibilidades tendremos de formar una cartera a largo plazo.

Este tipo de carteras basa su potencial precisamente en las posibilidades que el tiempo ofrece. Es una cartera que en sus inicios debe tener necesariamente una asunción de riesgo elevada, posteriormente en su grado medio un periodo en el que se conjuga en riesgo la seguridad, y una última fase de consolidación y garantías. Obtener esto en un periodo de 10 años es algo realmente complicado, no obstante conseguirlo a través de 40 años, resulta una mejor opción.

Y precisamente en este contexto la edad entre los 20 y los 30 años es ideal para buscar elevados retornos en nuestros ahorros o inversiones, retornos que siempre tienen que ver con asumir más riesgo de lo normal. Fallar en las inversiones teniendo 20 o 30 años, tiene remedio, pero hacerlo a partir de los 50 puede resultar todo un desafío.

Si cuentas con el apoyo de una puesta en marcha de un pequeño negocio o con un trabajo, es un buen momento para exponerse a mayores riesgos, tanto en la contratación de productos para el ahorro y la inversión, como para el acceso a bienes materiales a través de una línea de crédito.

Ahorrar y luego, ahorrar más. Este puede ser un punto conflictivo, pues se trata de un tramo de edad en el que parece que la diversión y el ocio están a la orden del día. Sin embargo, cuanto antes empecemos a ahorrar, mejor resultará para nuestras finanzas para nuestras finanzas en el presente, y sobre todo en el futuro.

Publicidad

One response to “Cómo manejar tu dinero si tienes menos de treinta años

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *