Publicidad

Invertir para lograr objetivos a corto y medio plazo

Al ahorrar a largo plazo, solemos tener ya pensado para que vamos a destinar el dinero. Sin embargo, muchas veces no nos damos cuenta de que nos pueden surgir necesidades de ahorro a medio plazo.

inversión

Este tipo de necesidades son mucho más habituales de lo que piensas. Por ejemplo, pagar la universidad de tu hijo en 5 años, o un posible cambio de vehículo en unos dos o tres años. Son sólo algunas situaciones que suelen resultarnos imprevistas o de las que carecemos de respuesta, usando parte del ahorro destinado a largo plazo, o quizás aún peor, parte del ahorro a corto plazo.

Estos tres tipos de ahorro, por supuesto, tienen diferentes necesidades:

  • El ahorro a corto plazo, se compone mayoritariamente del fondo de emergencia y de aquellas cantidades de dinero que están relacionadas con objetivos muy cercanos en el tiempo, como podría ser organizar unas vacaciones para el verano.
  • El ahorro a medio plazo, es el tipo de ahorro al que sin duda menos caso le hacemos. Es un ahorro que solemos destinar a ciertos objetivos en un plazo no superior a los 5 o 6 años, por ejemplo un cambio de vivienda.
  • El ahorro a largo plazo, este ahorro se destina fundamentalmente para la jubilación. Es, probablemente, el tipo de ahorro que más conocemos, además de ser en el que más instrumentos eficaces solemos usar, ya sean seguros de ahorro, planes de jubilación…

Herencia y donación: cuándo conviene cada una

ELEGIR INVERSION

Distintas opciones de inversión para las metas a medio plazo

Es importante que determinemos de forma correcta las metas que vamos a necesitar cumplir a medio plazo, lógicamente antes de tomar ninguna decisión. Hay que tener en cuenta que el gasto imprevisto lo vamos a cubrir siempre con un fondo de emergencia, por lo que estamos hablando fundamentalmente de ahorro con objetivos.

En el momento de ahorrar a medio plazo, los seguros de ahorro que toman la forma de Plan 5, son la mejor opción, ya que además de ofrecernos una rentabilidad elevada en comparación con otro tipo de opciones, y teniendo claro los plazos de necesidad del rescate, se trata de unos productos equilibrados y que nos permiten unas aportaciones sistemáticas.

Otra buena opción para el ahorro a medio plazo, se trata precisamente de las cuentas de ahorro. Son productos flexibles y de una liquidez elevada en los que podemos disponer de nuestro de nuestro dinero en cualquier momento, sin ningún tipo de personalización.

Los fondos de inversión son otra opción adecuada a la hora de ahorrar a medio plazo, ya que debes tener en cuenta que un fondo de inversión va a ser siempre tan agresivo o conservador como tú prefieras. La ventaja que tienen estos fondos, es justamente la amplitud de la oferta y la posibilidad de poder modificar el modelo de inversión, sin ningún tipo de coste añadido al cambiar de estrategias. Además, nos permiten una rápida recuperación de nuestro dinero.

Cómo podemos encontrar el equilibrio adecuado

No importa el plazo, ésta es la eterna cuestión que nos hacemos en el momento de escoger la herramienta más adecuada para ahorrar. Si volvemos a fijarnos en el ahorro a medio plazo, hay algunas preguntas que deberíamos ser capaces de responder, antes de escoger el tipo de ahorro en el que vamos a confiar.

De estas preguntas, la primera se trata de cuál es el plazo real en el que vamos a necesitar el dinero. De manera que, cuanto menor sea este plazo, más conservadora va a ser tu inversión.

La segunda pregunta que debemos hacernos es sobre la cantidad que vayamos a necesitar. Si lo que necesitamos es una cantidad de dinero específica para una fecha en concreto, dispondremos de un menor margen de error, por lo que, puedes jugar más con las opciones más conservadoras de ahorro.

Algo a tener en cuenta, es la flexibilidad en la línea temporal del ahorro, si puedes ser capaz de permitirte dicha flexibilidad, es probable que puedas apostar por algo más de riesgo entre cada inversión.

La tercera y última opción, es calcular la rentabilidad que necesitas realmente, y valorar si algún producto te la puede llegar a proporcionar.

Sea cual sea tu caso, lo importante siempre es encontrar un equilibrio adecuado, en el que puedas lograr cierta comodidad.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *