Publicidad

Riesgos que como emprendedor puedes correr y debes prever en tu empresa

Cuando se toma la decisión de emprender y lanzar un proyecto , la previsión sobre posibles problemas se centran en la fase de desarrollo y arranque del negocio. Evaluar desde el inicio ciertos riesgos que la empresa va a correr en un futuro inmediato puede evitar problemas mayores. Éstos son algunos de los más habituales y que pueden pasarse por alto.

emprendedor

Por supuesto hay muchos más que podríamos añadir a la lista, riesgos socio económicos, riesgos generales de mercado, etc. Sin embargo, nos hemos querido centrar en una lista de cinco posibles riesgos que, como ya indicábamos resultan mucho más habituales de lo que se puede pensar, y que por tanto conviene no sólo tener en cuenta su existencia si no también generar planes de respuesta ante dichas situaciónes.

Riesgos particulares en los puestos clave de la empresa

Un tema delicado sin duda, en el que no gusta pensar, pero, también una situación cotidiana inherente a la vida misma. Tanto el propio emprendedor como personas que ocupen puestos clave en la empresa están sujetos del mismo modo que cualquier otra persona a riesgos como enfermedades o accidentes que puedan incapacitarlos para sus tareas profesionales. Tener estas contingencias previstas tanto en lo económico como en la propia gestión del suceso para que afecte lo mínimo posible al funcionamiento del proyecto es muy importante.

Hablamos de aseguramiento efectivamente, pero también de un plan de contingencias de sustituciones de tareas o de previsión para la contratación inmediata de personal cualificado. Por supuesto en el propio caso del emprendedor se debe tener muy claro a manos de quien pasarán no sólo las competencias profesionales sino incluso, dado el caso, el control de la empresa.

Interrupción de las actividades de la empresa

riesgos de empresaLa interrupción de las actividades de la empresa, si lo pensamos fríamente, puede darse por muchos más motivos accidentales de los que se pueda pensar en un principio. Desde fenómenos naturales como inundaciones hasta situaciones como los incendios o daños estructurales en edificios… en definitiva toda una colección de situaciones negativas que pueden interrumpir el desarrollo de la actividad profesional de nuestra empresa durante un periodo de tiempo.

Es evidente que nadie piensa en este tipo de sucesos como algo que le vaya a ocurrir, pero, ocurren cotidianamente. Mantener un plan de contingencia que permita sobrevivir durante esos periodos es una medida de prevención muy positiva. Se puede lograr de diferentes maneras por supuesto, una de ellas puede ser mantener cortes pólizas de aseguramiento, o, mantener una línea de crédito sin disponer, etc…

Riesgo de proveedores o riesgo de clientes

Existen diversos grados de riesgo que se pueden configurar en la combinación de proveedores y clientes. Generalmente se da por aceptado que si nuestro modelo de negocio se va a basar en un único proveedor (o muy pocos proveedores) y un pequeño grupo de clientes, lo que a priori puede parecer atractivo porque obliga a un menor esfuerzo comercial por un lado, y logístico por otro, vamos a sufrir más riesgos que en un proyecto con proveedores diversificados y clientes en gran número o al menos más dispersos.

La primera reacción ante este riesgo es obvia, cuidaremos a nuestro proveedor y cuidaremos más a nuestros pocos clientes, sin embargo, ambos saben que nuestro negocio depende de ellos, y, cualquier riesgo o problema que ellos asuman no dudemos acabará repercutiendo en nuestro negocio. Por ello resulta interesante tener planes alternativos en todas las líneas posibles de negocio que podamos abrir a partir de nuestro proyecto. También efectivamente cuestiones más prácticas como los controles de crédito pueden ayudar a minimizar este riesgo.

Riesgo de Competencia

Seguro que más de una ocasión ha podido esa frase hecha refiriéndose a un tercero como que su negocio “no tiene competencia”. No se la crea. Tarde o temprano, por muy dominado que parece que tenga un mercado cualquier firma, acabará teniendo competencia feroz, otra cosa es cómo se responda ante estos riesgos de competencia.

Lo anterior es muy importante ya que no son pocas las nuevas empresas que sobrepasada la barrera de la fase inicial de lanzamiento, ya asentadas y con un cierto porcentaje de mercado, se consideran a salvo del efecto de riesgo de competencia, nada más lejos de la realidad. Es de vital importancia mantenerse constantemente informado sobre la evolución del sector o segmento en el que se trabaja, y utilizar herramientas como la innovación y la comunicación comercial para poder mantener las posiciones y luchar contra el riesgo de competencia.

Riesgo Tecnológico

Retos tecnólogicos, es uno de esos rumores con muchos visos de realidad; la actualización del algoritmo de Google a Panda 4.0 le supuso al gigante de la venta en la red eBay una caída en el 80% de los mejores resultados de búsqueda. Sí, esto es a todos los efectos un desastre que repercute en una bajada masiva espectacular del tráfico en la plataforma web de eBay.

El grado de dependencia tecnológica de nuestro proyecto va a correr en paralelo del grado de riesgo tecnológico que asumimos. Probablemente es uno de los riesgos más difíciles de prever, y nos obliga a hilar fino a la hora de ya no tanto prevenir (que también) sino a intervenir en las fases de creación del proyecto en el sentido de la valoración de la dependencia tecnológica de nuestra futura empresa.

También te puede interesar

¿Cómo distinguir el banco que más te conviene?

Productos para apostar por otras divisas

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *