Publicidad

¿Sabemos ahorrar? claves básicas del ahorro

Los datos del ahorro familiar en nuestro país, aún habiendo mejorado, siguen siendo bajos si los comparamos con la media del ambito europeo. Una de las cuestiones claves es una cultura financiera no muy alta que incluso nos plantea dudas a la hora de elegir diferentes modelos de ahorro.

Pues bien, a pesar de que la devaluación del precio de la vivienda es un hecho constante desde el año 2007, a pesar de que la evidente involución de las ganancias y rentabilidades del ladrillo es una parte fundamental de la crisis actual, a pesar de esto y de muchos más elementos añadidos, el 80%, o incluso un poco más, del ahorro familiar en nuestro país sigue colocado en el ladrillo.

¿Sabemos ahorrar?

Cómo ahorrar en gastos bancarios

No es cuestión de ahondar excesivamente en algo conocido; el concepto de ahorro y rendimiento en nuestro país tiene un profundo arraigo en su relación con el ladrillo, lo que ocurre, es que esta relación de arraigo, de sostenimiento, y, de esperar tiempos mejores, ha generado una devaluación brutal del valor del ahorro de las economías familiares en nuestro país.

El ahorro del miedo

Y a la par que se produce esta evaluación del valor del ahorro familiar, se produce otro hecho que no ayuda desde luego a mejorar la situación; el llamado ahorro del miedo.

Estamos hablando de la anteposición de la seguridad propia de los remanentes que la economía familiar pueda generar, de manera, totalmente independiente a un uso racional o a una búsqueda de rentabilidad; vamos, lo que comúnmente denominamos como dinero bajo el colchón.

Esa peligrosa mezcla de ahorro devaluado colocando ladrillo, y ahorro del miedo colocado bajo el colchón, genera sin ningún tipo de duda una perspectiva más que difícil para ahorro familiar, y, un proceso a futuro ciertamente complejo.

 El cambio de la mentalidad ahorradora

Efectivamente esta situación insostenible, porque desde luego es de todo punto insostenible, sólo puede tener una solución que pasa por el cambio en los conceptos del ahorro, en un cambio de mentalidad ahorradora que, por supuesto, no va a ser sencillo, y habida cuenta del patrimonio inmobiliario que se encuentra en estado de inmovilización, en muchas ocasiones puede resultar traumático, pero que sin embargo a futuro es inevitable.

Este cambio de mentalidad ahorradora pasa también necesariamente por abandonar la trinchera del ladrillo como refugio básico de la rentabilidad, lo cual no significa obviamente un abandono total, pero sí una apertura hacia otras posibilidades y posiciones, abandonando también el ahorro del miedo y buscando que el dinero comience a trabajar a través de herramientas como pueden ser los propios productos financieros de ahorro e inversión.

Todo esto, que obviamente resulta muy bonito sobre el papel, tiene una frontera que hay que traspasar y que, no tenemos duda, va a ser muy difícil; esa frontera que nos dice que el cambio en los modelos de ahorro, de inversión, y en general en las economías familiares, está estrechamente ligado con la evolución de la crisis y con su final futuro, en el que encontraremos un panorama diferente al que conocíamos antes del inicio de la citada crisis, y al que necesariamente tendremos que adaptarnos.

El preahorro y otras herramientas de choque para aprender a ahorrar

Publicidad

3 responses to “¿Sabemos ahorrar? claves básicas del ahorro

  1. Me parece que muchos no sabemos ahorrar, creo que solo se salvan aquellos que han llevado curso de desarrollo laboral en el campo de las finanzas; contadores, auxiliares de contabilidad, corredores de bolsa, especialistas en opciones binarias… etc Es decir gente que sabe como se mueve y valoriza el dinero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *