Publicidad

Santander vs BBVA, dos formas de gestionar al cliente

La suspensión del fondo Banif Inmobiliario ofrece un capítulo más en la particular guerra entre el Banco Santander y BBVA, una rivalidad que El Mundo comparaba recientemente con la de Real Madrid y Barcelona. Según explica el diario Expansión en un artículo muy recomendable, mientras BBVA inyectó 1.600 millones de euros para limitar las pérdidas de los partícipes de su fondo BBVA Propiedad, la entidad que preside Emilio Botín decide ‘congelar’ durante dos años el reembolso de Santander Banif Inmobiliario, todo ello después de una tasación excepcional en diciembre que ya supuso una pérdida de valor del 4%.

Hay que entender que las circunstancias en ambos casos son distintas, pero no deja de ser curioso que mientras BBVA invierte dinero en su fondo para, hasta cierto punto convertirse en partícipe y por lo tanto asumiendo un riesgo, su rival opta por suspender el fondo y ‘pasar’ el cargo a sus partícipes, que ahora deberán esperar un máximo de dos años hasta recuperar su dinero. Como bien explica el artículo de Expansión, se trata de una medida legal que en teoría cubre al partícipe del fondo frente a una venta apresurada por liquidación inmediata del fondo. Sin embargo, no dejan de ser curiosas las dos formas de al cliente.

En cualquier caso, este no es el primer desliz de Banif hacia sus inversores, ya que también tuvo que soportar fuertes críticas tras la quiebra de Lehman Brothers al verse muchos inversores atrapados en productos sobre los que supuestamente no tenían claro su riesgo. Muy diferente ha sido el comportamiento del Banco Santander en el caso Madoff, ya que devolverá todo el dinero perdido a los inversores particulares.

Publicidad

One response to “Santander vs BBVA, dos formas de gestionar al cliente

  1. Ha habido mala práctica profesional por parte de los asesores de Banif que convencieron a sus clientes con el cuento de que el fondo Inmobiliario era un producto adecuado para carteras conservadoras, ofreciendo rentabilidades estables gracias a los alquileres. Se abstuvieron mucho de decir que no había garantía alguna de que en el futuro hubiese compradores para los bienes inmuebles que integran el fondo y representan un 90 % del total de la inversión. Es decir, en caso de que estallara la burbuja inmobiliaria. Hasta el último momento –ventana de octubre 2008- los asesores siguieron insistiendo a los clientes de que el fondo era seguro, llegando incluso a quitarles de la cabeza la idea de vender cuando acudieron al banco a deshacer posiciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *