Cae el Beneficio de Bankinter

Bankinter abrirá mañana la temporada de resultados de la banca del tercer trimestre, con un beneficio que debería rozar los 78 millones de euros, pero la realidad es que se va a presentar una caída del beneficio de un 47%.

Frente a dicha situación la entidad anunciará un beneficio neto de 77,6 millones de euros acumulados hasta septiembre, lo que supondría un descenso del 47,2% frente al mismo periodo de 2011.

En fechas anteriores, Bankinter habría ganado 35 millones, un 25% menos que en el mismo periodo del año anterior.
La entidad, una de las siete que ha salido airosa de los stress test realizados por Oliver Wyman a la banca española, llevó a cabo ya en el primer semestre el sanemiento requerido a los bancos por los dos Reales Decretos de la reforma financiera. El esfuerzo para provisionar los créditos del ladrillo y los inmuebles le supuso cargar contra la cuenta de resultados un total de 275 millones de euros.

Oliver Wyman, se acercan a cada cliente como un compromiso de colaboración que, para tener éxito, requiere que tengan conocimiento profundo del negocio de los clientes como lo hacen, y un conjunto de capacidades que aseguren el mejor pensamiento sólo se lleva a la mesa. Debido a que no hay tiempo para una curva de aprendizaje.

Oliver Wyman ofrece una amplia gama de capacidades para apoyar la toma de decisiones de inversión, respaldado por una gran experiencia en diversos sectores industriales diversos. Nuestros clientes incluyen fondos de capital privado, fondos de cobertura, los fondos soberanos de inversión, bancos de inversión, bancos comerciales, arreglistas, inversores estratégicos, y las aseguradoras.

Bankinter es una de las entidades españolas que menos ha sufrido el estallido de la burbuja inmobiliaria, por la relativamente escasa actividad con promotores. Su morosidad, que alcanzó el 3,9% el pasado junio, es menos de la mitad que la del promedio del sector.

El banco no se ha visto involucrado en ningún movimiento corporativo desde que empezó la crisis. Por su reducido tamaño (tiene unos activos de 60.305 millones) no se le sitúa en las quinielas como comprador de entidades en dificultad y, además, la entidad siempre ha reivindicado su capacidad de desarrollarse en solitario, con un modelo de negocio enfocado a los nichos de mercado.

Bankinter se constituyó en Junio de 1965 como un banco industrial, al 50% entre el Banco de Santander y el Bank of America. En 1972 salió a cotizar a la Bolsa de Madrid, convirtiéndose en ese momento en un banco totalmente independiente de sus fundadores; fue entonces cuando se transformó en un banco comercial.
La historia de Bankinter se caracteriza por ser una historia de crecimiento a lo largo de los años, fundamentada en aprovechar cambios regulatorios, situaciones especiales y nuevos nichos de mercado. Así, en el momento de su fundación, Bankinter ocupaba el puesto nº 107 en el ranking de bancos españoles según su tamaño, situándose en la actualidad entre los 10 primeros.

El banco es, asimismo, un referente en el ámbito de la responsabilidad corporativa, ya sea por sus innovadoras medidas de buen gobierno como, sobre todo, por el desarrollo de proyectos de accesibilidad financiera para personas con discapacidad, que han hecho de Bankinter un “banco para todos”.

Publicidad