Intervención del Estado en el Banco Malo

Si hablamos de las Características del Banco Malo, podemos mencionar que es una sociedad de gestión de activos tóxicos, es decir, una entidad que crea el Gobierno con financiación pública y/o privada, y que se encarga de comprar inmuebles y créditos problemáticos de bancos y cajas.

En la actualidad existe la posibilidad de una Intervención del Estado en el Banco Malo. Dicha acción se llevará a cabo en el caso de que se desvíen las funciones o en casos de extrema gravedad.

En las enmiendas se proponen diversas modificaciones de la tercera reforma financiera, como la participación de fondos de titulización de activos en la liquidación de los activos inmobiliarios tóxicos. Otros cambios se refieren a la conversión obligatoria de las cajas de ahorros en fundaciones especiales si pierden el control accionarial de un banco o a la valoración de las pérdidas de las participaciones preferentes o deuda subordinada en el balance de las entidades.

También incluye modificaciones dirigidas a la búsqueda de la neutralidad impositiva en la transmisión de los activos de las entidades financieras al “banco malo” y una enmienda de excepción a la sustitución de administradores en bancos en liquidación cuando el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) tenga la mayoría de su capital.

Funciones del Sareb:

La intervención del Sareb, estará formada por miembros del Ministerio de Economía, Hacienda, Banco de España y Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV); analizará el plan de negocio y planes de desinversión y de amortización de la deuda avalada por el Sareb.

Entre las funciones que se le atribuyen figura la posibilidad de proponer medidas en caso de desviaciones e incluso la intervención de la Sareb en supuestos de extrema gravedad. En este caso, el Banco de España y la CNMV asumirán las funciones de supervisión y sanción.

La comisión de seguimiento del Sareb, se hará cargo de activos, fundamentalmente inmobiliarios y procedentes de entidades nacionalizadas por importe de 90.000 millones, se incorporan observadores de instituciones públicas nacionales e internacionales.

Además, el proyecto de ley determina la creación de “los fondos de activos bancarios (FAB)“, que estarán inscritos en la CNMV y serán administrados por gestoras de fondos de titulización. Se encargarán de agrupar los activos inmobiliarios que traspasen las entidades financieras a Sareb. En el aspecto impositivo, la transmisión de activos de las entidades financieras a Sareb se propone que queden exentos del impuesto de transmisiones patrimoniales.

Además, la Sareb tributará en el tipo general del impuesto de sociedades por los beneficios obtenidos, en tanto que los FAB tributarán al 1 por ciento y los no residentes estarán exentos de los rendimientos obtenidos por la inversión en estos fondos.

Si hablamos de las entidades que tendrán que traspasar sus activos tóxicos a la sociedad, podemos decir que el 1 de diciembre lo harán las entidades ya nacionalizadas: Bankia, CatalunyaCaixa, Novagalicia Banco y Banco de Valencia. Banco Popular, BMN y la fusión de Ibercaja, Liberbank y Caja 3 presentan ahora un déficit de capital.

Publicidad