Publicidad

Cómo encontrar el mejor banco

Está claro que cuando buscamos un banco con el que realizar nuestras operaciones financieras nuestra intención es buscar el mejor banco posible. En esta búsqueda hay cuestiones relevantes que deben ser tenidas en cuenta siempre.

EL MEJOR BANCO

La elección de entidad financiera debe realizarse de manera meditada y con calma. Dependiendo del tipo de operativas que vamos a realizar nuestra vinculación con el banco puede ser larga por ello, siempre, debemos reflexionar tanto desde el punto de vista de nuestra necesidad como desde el punto de vista de la oferta global los bancos elegidos.

Qué tener en cuenta del banco en primer lugar

Antes de elegir un banco, e incluso antes del valorar como tal nuestras propias necesidades financieras, es importante saber algunas cuestiones relevantes sobre el banco objeto de nuestro interés, estas serían las más importantes en primera instancia:

La solvencia: aunque no lo es todo, un buen ratio de solvencia siempre es una buena noticia si ocurre en la entidad financiera con la que habitualmente operamos. Esto nos da más tranquilidad y más garantías en cuestiones como productos de ahorro e inversiones.

Las comisiones y gastos: Este es un apartado muy importante a tener en cuenta. Se trata de echar un vistazo a las comisiones que la entidad financiera cobra, las que aparecen a primera vista y las que no son tan visibles. En ocasiones las comisiones pueden perfectamente ser los culpables de que lo que parezca un buen producto financiero acabe siendo uno mediocre, o malo que afecte a nuestras finanzas.

La propuesta de sucursales: Es cierto que cada vez en mayor medida operamos con Internet para gestionar nuestros productos financieros, pero, las redes de cajeros y las operativas en sucursal todavía siguen siendo muy importantes. Por mucho que nos interese un banco puede que para determinadas acciones no sea el adecuado si no tiene una red de sucursales cercanas geográficamente a nuestro domicilio.

La propuesta en Internet: obviamente esto ha ganado enteros en los últimos años, y, cada vez más el uso de los servicios financieros en Internet es un valor añadido a una oferta bancaria. A la hora de analizar la propuesta en Internet de un banco no sólo valores lo moderna o funcional que sea una página web, también cuestiones como la cantidad de servicios que puede realizar, la portabilidad a otros dispositivos de conexión, e incluso las medidas de seguridad que nos propone.

Estas serían las cuestiones más relevantes inicialmente, pero, por supuesto algunas. Es interesante valorar si estamos ante una entidad bancaria especialmente proclive a ofertas y promociones no sólo para nuevos clientes sino también para clientes consolidados. En muchas ocasiones vemos propuestas muy interesantes para nuevos clientes que no se traducen en la misma atención para clientes consolidados.

También es interesante prestar atención a la comunicación que la entidad financiera realiza. Cuanto más transparente y clara sea esta comunicación más interesante va a resultar el banco en cuestión. Otros elementos a tener en cuenta son los tipos de interés que se aplican en productos de financiación como las hipotecas, y, en productos de ahorro e inversión, depósitos y cuentas de ahorro, que nos da la medida de la aplicación de tipos de interés algo siempre importante.

En este post analizamos si están seguras nuestras cuentas en los bancos online

CAMBIAR DE BANCO

Qué tener en cuenta cómo cliente al cambiar de banco

Una cosa que se nos olvida muy a menudo es que no sólo importa el apartado de las condiciones que la entidad ofrece, también nuestras necesidades reales como usuarios de productos bancarios.

Viene esto a colación de una manera de entender la contratación de servicios basada más en lo que nos ofrece que lo que necesitamos, algo que es un error de todo punto de vista. Da igual que una oferta nos parezca espectacular, si no es lo que buscamos o lo que necesitamos difícilmente vamos a beneficiar nos en la medida que corresponde.

Por ejemplo, de poco nos sirve contratar los servicios de un banco con una gran propuesta de cuenta nómina si lo que nosotros buscamos es una gran hipoteca, es difícil que ambas ofertas se den la mano en una misma entidad, no imposible, difícil. E igual, la rentabilidad que tenemos en la cuenta nómina no compensa el crecimiento del diferencial de la hipoteca con respecto a otras ofertas. Se trata de un ejemplo muy simple pero indicativo.

Para elegir el mejor banco, tenemos que tener en claro que estamos buscando en una entidad financiera. Si nuestro objetivo es una serie de productos financieros con bajos costes, debemos escoger una entidad de este estilo, y no la que mejor remunere un depósito o tenga los mejores planes de pensiones o los fondos de inversión.

En primer lugar como clientes debemos tener claro qué es lo que necesitamos del banco. Si necesitamos una hipoteca como elemento central debemos buscar en función de ese producto, valorando todos los elementos que ya hemos repasado anteriormente, pero prestando especial atención a las propuestas hipotecarias.

Además de seleccionar nuestra búsqueda por producto también resulta interesante plantearse preguntas como si estamos dispuestos a vincularnos durante un periodo largo de tiempo o no con las entidades. En la actualidad la vinculación es una de las herramientas más importantes de la banca para fidelizar clientes y a través de la que se recibe mayor nivel de bonificación.

¿Cambiar de banco?

Ante el concepto tradicional en el que parecía que una entidad financiera no se podía abandonar nunca, los tiempos afortunadamente han cambiado y en la actualidad cambiar de banco es una acción no sólo posible sino en muchas ocasiones saludable para nuestras finanzas.

En primer lugar hay que tener claro que cualquiera puede cambiar de banco, desde cambiar todos nuestros productos de una entidad financiera por otra, bien a través de traspasos, subrogaciones, o nuevas contrataciones, o también, trasladar de manera parcial una parte nuestros servicios financieros a otra entidad sin abandonar la primera.

Sin embargo, aun tratándose de una cuestión fácil de realizar, tampoco se trata de una herramienta de la que se deba usar, un cambio de entidad financiera debe estar siempre justificado.

En general un cambio de banco está justificado ante una mejora sustancial de nuestras condiciones en los productos financieros, ante una perspectiva de productos de inversión o ahorro interesantes, o ante cuestiones prácticas como redes de cajeros, atención al público o servicio por internet.

Hay que tener también mucho ojo con cuestiones como las permanencias. Cuando suscribimos determinados productos en oferta en muchas ocasiones viene acompañados de periodos de permanencia, estos, si son rotos de manera unilateral por el cliente, trae consigo una penalización que puede ser muy elevada.

Conoce las mejores cuentas sin comisiones en este artículo

ELEGIR BANCO

¿Un banco o varios bancos?

Este es un debate interesante que además tiene una respuesta más concreta que otros debates sobre servicios financieros, y es que parece bastante recomendable trabajar con más de un banco a la vez.

En primer lugar, como ya hemos indicado anteriormente, rara vez vamos a encontrar en un mismo banco para los productos estrella que resulten ser de lo más competitivo en el mercado. Es decir, puede ocurrir que quien tenga la mejor cuenta nómina, siguiendo con el ejemplo, también tenga la mejor hipoteca, pero esto es raro ya que las entidades en principio suelen apostar por un producto estrella del que luego cuelgan los demás. En esta tesitura parece interesante aprovechar precisamente esos productos estrella siempre que se pueda, y decimos siempre que se pueda porque en muchos casos las condiciones de vinculación de determinados productos bloquean la contratación de otros, esto hay que tenerlo en cuenta.

En segundo lugar las mejores ofertas en lo que rentabilidad de productos de ahorro se refiere casi siempre las vamos a encontrar relacionadas con el movimiento de dinero nuevo, es decir, con la recaudación de nuevo dinero por parte de una entidad financiera. En este caso, y dependiendo del tipo de producto que se nos proponga, puede resultar más que interesante tener varios bancos ya que podemos ir moviendo nuestro dinero y aprovechando cada momento la ventaja que el mercado nos ofrece en forma de ofertas puntuales.

No debemos olvidar también que en el caso del ahorro garantizado, el fondo de garantía de depósito español sólo cubre hasta 100.000 € por titular y por entidad, obviamente, para quienes tienen más dinero y desean colocarlo en ahorro garantizado, mover este dinero entre diferentes entidades y diversificar el ahorro es una buena idea.

En resumen

El mejor banco, ¿quién dictamina esta categoría? Una de los grandes interrogantes que tenemos como clientes de una entidad financiera es saber si estamos en el banco correcto, o si la mejor oferta, y por sobre todo, la solvencia, está en otro lado.

Lo cierto es que a pesar de la visión de los especialistas, un usuario medio de este tipo de entidades puede hacer su evaluación y determinar, cual es el mejor banco. Tal vez, el que para nosotros sea el adecuado, no será el que escoja un amigo, pero eso no quiere decir que uno u otro estén equivocados, sino que debemos hacer una evaluación, en función de nuestra realidad.

El banco ideal no existe, pero si podemos hallar el que más se acerque a lo que queremos, y por eso podemos exigir ciertos puntos, para marcar lo que se asemejaría a lo mejor:

Publicidad

One response to “Cómo encontrar el mejor banco

  1. Encontrar el mejor banco para mi es:
    Que no te cobren por sacar tu propio dinero desde los cajeros automáticos o de ventanilla.es una vergüenza que aún haya bancos que cobren por nuestro dinero que esta depositado con bancos.

    Debe haber una superintendencia en el Perú para que sancionen estas practicas deshonestas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *