Publicidad

¿Y ahora qué? La crisis del BES y sus consecuencias explicadas en cinco minutos

Gestión bananera, empresas entremezcladas prestándose dinero y ejecutando fraudes, liderazgo tiránico y luchas intestinas en el seno de la familia dominante; pudiera parecer el punto de base para el argumento de una película de gángsters, sin embargo, es una definición muy cercana a lo ocurrido en el Banco Espirito Santo y que, a la postre ha sido el germen de la explosión que ha reventado casi 150 años de historia bancaria.

Vamos a tratar de hacer un resumen tanto de la situación que ha llevado a la explosión de BES como de la situación, nada cómoda, en la que queda el resto de la entidad tras el rescate, así como su implicación cara al usuario final en nuestro país.

PAT_DC_novobanco

¿Cómo?

Antes del estallido nos encontrábamos con la mayor entidad financiera portuguesa, cotizando en la bolsa portuguesa, y cuyo principal accionista Espirito Santo Financial Group poseía el 25% del accionariado de la entidad.

Es complejo llegar a entender de manera rápida la maraña de empresas cruzadas, todas bajo control de la familia Espirito Santo, pero baste decir que, en efecto Espirito Santo International (empresa matriz privada) era a su vez propietaria era a su vez propietaria del 49% de Espirito Santo Financial Group, es decir, realmente los dueños del banco. Es además de esta empresa de donde parten los escándalos iniciales de impagos a la entidad.

A pesar de que, siendo honestos, ya eran bastantes las voces de analistas portugueses que venían avisando de las irregularidades de la entidad, es a partir de los escándalos de corrupción en Angola cuando comienzan a soltarse las costuras de un corsé que trataba de contener una situación ya incontenible.

El ejemplo de Angola es paradigmático. Los préstamos allí concedidos por las filiales por importes cercanos a los 6000 millones de dólares no sólo no fueron devueltos, sino que, ni siquiera los administradores locales podrían dar fe de su dirección, ni el propósito real de la financiación que se supone prestaban y por supuesto tampoco daban mayores explicaciones sobre la ausencia de garantías depositadas o la rápida liberación de las escasas garantías que fueron depositadas.

El movimiento y trasiego de préstamos fraudulentos ha sido una parte clave en el asunto, pero no la única. Realmente la entidad llegó a un punto en el que gestionaba una auténtica burbuja de crédito no respaldado, algo que en una situación como la que ha atravesado Portugal y el conjunto de Europa ha resultado al final insostenible. Si a esto le sumamos un sistema generado por las propias empresas matrices relacionadas con los dueños del banco, en el que se han entrecruzado miles de millones de euros en préstamos, nos encontramos con un banco que parecía tener un sistema de ignición al que sólo le faltaba la mecha para explotar.

Y ahora qué

Tras el rescate de la entidad esta se ha visto dividida en dos partes. Por un lado Novo Banco, la entidad que va a mantener la actividad comercial, y que con más parece a los activos buenos, y por otro lado un banco malo donde quieran los activos tóxicos.

La primera consideración es que, se plantee el asunto como se plantee, Novo Banco no deja de aparecer como la figura de entidad puente, a la espera de la venta para la liquidación de BES, eso sí, se trata de una iniciativa novedosa, ya que hasta ahora nunca se había dividido una entidad en su proceso de rescate.

El motivo, sobre el papel, es que sean los propios accionistas quienes asuman de manera total las pérdidas; esto significaría que los tres mayores accionistas de la entidad encabezados por la familia Espirito Santo debiera ser los más afectados, pero, esconde que también afectará a un gran número de pequeños accionistas y tenedores de deuda subordinada. Por otro lado, no se descartan los movimientos de la entidad para tratar de colocar activos (por ejemplo Angoleños) así que la cuestión no es tan clara…

Mientras tanto los clientes de la entidad en nuestro país, algo más de 70,000, mantendrán sus operativas a través del Novo Banco. La entidad ya ha lanzado su nueva imagen a través de Internet, y una campaña de comunicación que, seguramente irá aumentando en intensidad, para tranquilizar los ánimos de los usuarios de depósitos y productos de ahorro general.

Debemos recordar que BES resultaba ser una de las entidades extranjeras que operaban en nuestro país con mejores ofertas de imposiciones a plazo, lo que ha generado que no pocos clientes se muestren intranquilos, aunque desde la entidad se repite que los depósitos están a salvo.

Publicidad

3 responses to “¿Y ahora qué? La crisis del BES y sus consecuencias explicadas en cinco minutos

  1. Pingback: zenbanca.com | Depósito 12 meses Novo Banco (BES) 2%
  2. Pingback: zenbanca.com | Depósito 12 meses Novo Banco (BES) recorta su rentabilidad
  3. Pingback: zenbanca.com | Depósito 12 meses Novo Banco (BES) recorta otra vez su rentabilidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *