¿Han cambiado los requisitos de los bancos para los préstamos hipotecarios?

Dar el paso para comprar una vivienda no resulta un proceso sencillo, especialmente si necesitamos un préstamo bancario. Dadas las circunstancias actuales con la crisis económica por el Covid-19, es más necesario que nunca cumplir con todos los requisitos que nos exige el banco para poder concedernos el ansiado préstamo hipotecario. 

Para empezar, debemos informarnos bien acerca de los requisitos que la entidad bancaria nos puede exigir. Actualmente, podemos informarnos incluso desde la propia web de la entidad, que cuenta con un simulador y un asistente virtual para despejar todas nuestras dudas.

HIPOTECAS DE LOS BANCOS

Requisitos para los préstamos hipotecarios

De todas maneras, es posible que dada nuestra situación financiera, el estudio de riesgo realizado por la entidad resulte negativo, y por lo tanto el banco se niegue a concedernos el préstamo hipotecario, aunque todo depende de lo restrictiva que sea y de la viabilidad económica de la que disponga.

Es importante saber que uno de los primeros requisitos es disponer de solvencia financiera y capacidad de endeudamiento, ya que en la mayor parte de hipotecas que se conceden cada día, resulta necesario domiciliar una nómina que disponga de ingresos fijos mensuales.

Tal y como explican los expertos, una vez que has superado este primer requisito, el siguiente paso es comprobar que la cuota resultante sobre el préstamo hipotecario no supere el 30% o el 35% de tus ingresos netos.

Y no solamente se trata de conseguir que nos concedan el préstamo. También es necesario disponer del dinero suficiente para contratar los seguros pertinentes para nuestra nueva vivienda, así como para cubrir los gastos de notaría, gestoría o registro. Para poder hacer frente a todos estos gastos, lo ideal sería disponer de unos ahorros que se correspondan con alrededor del 30% del importe del inmueble que vamos a adquirir.

Por supuesto, si queremos solicitar un préstamo hipotecario, no podemos disponer de ningún tipo de deuda o impago, ya que es otro de los requisitos que nos exige la entidad.

Otro de los requisitos que cualquier entidad bancaria nos pedirá para poder disponer del préstamo, es facilitarle al banco el importe de la vivienda que queremos comprar, y su valor de tasación. Los expertos explican que esto es necesario porque los bancos conceden como máximo el 80% de la financiación del menor valor entre la compraventa y la tasación. Es decir, el dinero restante, lo debemos abonar de nuestro propio bolsillo.

En el momento en que realicemos la contratación del préstamo hipotecario, la entidad nos exigirá la entrega de un documento que les informe sobre nuestra situación laboral. Dependiendo de la situación en la que nos encontremos laboralmente, podremos disfrutar de una serie de ventajas que otros no. Por ejemplo, si disponemos de un contrato indefinido, es mucho más probable que concedan la financiación de una forma mucho más rápida.

Si, por desgracia, nuestros ingresos no resultan suficientes para poder hacer frente al préstamo, podemos recurrir a un aval bancario, que servirá como una garantía aún mayor de que nos comprometemos a devolver el dinero prestado. No obstante, esta decisión debe tomarse teniendo en cuenta si verdaderamente vamos a ser capaces de cumplir con la devolución del préstamo, porque de lo contrario las consecuencias pueden ser peores de las que imaginamos.

Publicidad