Kutxa gana hasta marzo 2011 un 18,7% menos

Otra caja, una de las que mejores cifras suele presentar ha oficializado sus resultado trimestrales. Se trata de la Caja Gipuzkoa San Sebastián Kutxa que ha registrado un beneficio de 16,5 millones entre enero y marzo de 2011, lo que supone un descenso del 18,7% respecto al mismo periodo de 2010, cuando la entidad ganó 20,3 millones de euros.

Kutxa ha indicado que, el margen de intereses presenta una variación interanual negativa del 13,3% lo que consolida la capacidad de la Caja de generar beneficio recurrente.

Por otro lado, la inversión crediticia ha presentado un leve retroceso del 0,6% interanual y a 31 de marzo ha alcanzado los 16.203 millones, En cuanto a los préstamos hipotecarios para adquisición de vivienda, ha mejorado un 3% en términos interanuales.

Los activos dudosos han vuelto a incrementarse ligeramente en los tres primeros meses del año en todos los segmentos de negocio, lo que pone de manifiesto la dureza de la crisis, y, en consecuencia, el índice de morosidad que soportaba Kutxa a 31 de marzo era del 3,61% de los activos en riesgo, el último dato disponible del sector presenta una media del 6,13%.

La cobertura total de esos activos dudosos era, en la misma fecha, del 95,7 por ciento y si se consideran las garantías hipotecarias, la cobertura total de Kutxa sería del 199,42 por ciento.

Además, informa que los recursos que administra también han sufrido una “leve” contracción en su conjunto de un 0’9 por ciento en la comparación interanual y se sitúan en los 19.197 millones de euros, con un fuerte descenso de los fondos de inversión que no se compensa por el mejor comportamiento de cuentas a plazo y EPSV’s.

La Caja ha subrayado la evolución, otra vez positiva, de los ingresos por servicios empujados por casi todas las actividades hasta presentar un incremento del 2,7 por ciento sobre los ingresos de un año antes. La contención de los gastos de explotación que, con carácter estratégico, continúa siendo una de las máximas prioridades de la entidad. El descenso de los gastos se produce tanto en los generales como en los de amortización.

Publicidad